8

may
2015

European Inventors Awards – Medio Ambiente

En un mundo donde el ritmo de vida es más que acelerado y donde luchamos a contracorriente por obtener un mundo mejor, existen personas que encuentran la forma de hacerlo, y eso debe ser premiado de alguna forma. Es lo que lo que pretenden hacer con los European Inventor Awards.
Quince son los finalistas de este galardón y todos están enfocados en mejorar nuestra vida, ya sea a la hora de sacar sangre para un análisis o para paliar la propagación del dengue por los mosquitos. También hay inventos orientados a atenuar los efectos del cambio climático con proposiciones ecológicas y sostenibles.

GironGallery4
La ventana inteligente de Jean-Christophe Giron (Francia)
Se trata de una ventana que permite traspasar la luz del sol convirtiéndola en calor para el hogar, que a su vez funciona a modo de persiana para protegernos del sol cuando es demasiado intenso.
En invierno, el vidrio electrocrómico hace uso de la energía del sol para calentar habitaciones, y en verano, se oscurece con el fin de bloquear la radiación solar y evitar el calor en las habitaciones. Además es capaz de capturar la energía del sol para utilizarla después.

LeiblerGallery1
Vitrímero, el plástico que se cura, Ludwik Leiber (Francia)
Es una nueva especie de plástico que es capaz de recuperarse mediante la aplicación de calor. El vitrímero puede ser elástico o robusto, aunque es altamente maleable, pues en su estado rígido puede ser moldeado como el vidrio. Es ecológico, reciclable y reutilizable, ya que se repara cuando se le aplica calor.
Su objetivo, reducir la obsolescencia de los productos plásticos dañados. Actualmente, algunos plásticos requieren siglos para descomponerse y casi un 90% acaban en los océanos matando a cerca de 1 millón de criaturas marinas al año. Con Vitrimers se reduciría drásticamente este daño medioambiental, pues no habría tantos desechos plásticos contaminando el mundo, gracias su poder autoreparador.

JonkersGallery2
Bacterias para reparar hormigón, Hendrik Marius Jonkers (Holanda)
El hormigón puede parecer sólido y fiable, no obstante, tiene un enemigo, la presión. Con el tiempo se agrieta y se deteriora. En este proceso es donde entra el invento de Hendrik, unas bacterias que se encargan de regenerar el hormigón dañado para que siga manteniendo su estado. Este bio-hormigón tiene el objetivo de proporcionar una solución barata y sostenible, mejorando la vida útil de los edificios, puentes y carreteras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *