16

oct
2014

Hamburguesa de plantas con sabor a carne que podría reducir la contaminación.

impossible_nocow_lead_mirror_lead

La imposible cheeseburguer

“Amas la carne. Amas el queso. Por siglos hemos dependido de los animales para hacerlos. Impossible Foods ha encontrado un mejor camino. Usamos plantas para hacer la mejor carne y el mejor queso que jamás hayas comido”

Esto es lo que reza en la página principal de Impossible Foods, una empresa fundada por Patrick O. Brown, médico y biólogo de la universidad de Standfors, que junto a un grupo de cocineros, científicos, productores de alimentos e ingenieros han conseguido emular carne proveniente de animales con su sangre incluida, pero hecha de plantas. La sangre es un fluido de estas que contiene una molécula que se encuentra en la hemoglobina. Se trata, por lo tanto, de una hamburguesa vegetariana con un sabor entre la ternera y el pavo, el sabor más parecido a la carne real hasta el momento.

Ante el imparable crecimiento de la población mundial con las consecuencias que ello conlleva, Impossible Foods, quiere brindar a la población la opción de alimentos con el sabor y características de los alimentos obtenidos de los animales, pero sin el impacto medio ambiental que provoca la producción de los mismos.

En el vídeo, Patrick Brown explica que se siente orgulloso de haber alcanzado su objetivo, copiar el sabor de la carne roja a partir de alimentos totalmente vegetales. También explica cómo la producción actual de alimentos cárnicos es insostenible y demasiado perjudicial para el medio ambiente y la salud. Según sus creadores, esta hamburguesa vegana se perfila como una solución más económica y fácil de producir que la carne de laboratorio hecha a partir de células madre de vacas.

Para Patrick Brown no espera que los consumidores elijan su producto porque es mejor para el mundo, sino porque resulte también atractiva en sabor, así como en precio. De momento, es imposible que pueda competir con los precios de la carne animal y por eso deben hacer un sistema de producción más efectiva que reduzca los costes de fabricación, y en consecuencia del mercado.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *